Cappadocia en 48 horas

Göreme, Cappadocia
Göreme, Cappadocia

Después de cuatro días en Estambul, seguimos camino hacia el corazón de Turquía, para pasar dos días en Cappadocia. Hicimos base en Göreme, y nos hospedamos en este hotel, que como la mayoría de los hoteles de la zona, tiene habitaciones que funcionan dentro de cuevas.

Göreme Open Air Museum
Göreme Open Air Museum

El gran atractivo de esta zona no es sólo su geografía tan particular, sino también las cuevas en las que los Cristianos decidieron refugiarse en los comienzos de la religión (primer siglo DC). El Museo al Aire Libre de Göreme fue el primer lugar que visitamos al llegar y nos dejó maravillados. Las iglesias con frescos que representan momentos de la Biblia, pintados en la roca con mínimos recursos hace tanto tiempo son increíbles. La Iglesia Oscura es impresionante, tanto que no se pueden sacar fotos dentro para proteger las pinturas.

Balloons at sunrise over the Rose Valley
Globos sobre el Valle de las Rosas
Hot air balloon flight in Cappadocia
Volando al amanecer
Flying over the valley
Volando sobre el valle

Otra de las cosas que hay que hacer sí o sí en Cappadocia es el vuelo en globo aerostático al amanecer. Nosotros reservamos nuestros lugares 10 días antes de viajar con Royal Balloon, y resultó ser una experiencia increíble. Nos pasaron a buscar por el hotel a las 4.30 de la mañana, desayunamos algo rápido en sus oficinas y de ahí al lugar del despegue que cambia según la dirección del viento de cada día. De más está decir que es absolutamente recomendable: el aire fresco de la mañana en la cara, sobrevolando suavemente y en silencio paisajes hermosos, es una experiencia inolvidable.

Derinkuyu
Derinkuyu

Para las 8.30 de la mañana ya estábamos de vuelta en nuestro hotel (desayunando de nuevo, je) y listos para seguir aprovechando nuestra corta estadía en Cappadocia. A las 9.30 salimos en la “Excursión Verde” que habíamos contratado al llegar a Göreme,  hacia el sur de la región -la otra excursión que generalmente se ofrece es la Roja que incluye el norte, con el Museo al Aire Libre, más formaciones rocosas y visitas a artesanos-. La primera parada fue la ciudad subterránea de Derinkuyu (no apta para claustrofóbicos) que solía albergar a un pueblo entero en sus más de diez niveles en tiempos de invasiones.

Lunch by Melendiz river
Melendiz river
Ihlara Valley
Ihlara Valley

De vuelta en la superficie, seguimos viaje hacia el Valle de Ihlara, algo más verde que el resto de la zona. Ahí almorzamos en un lugar soñado a la orilla del río Melendiz, y caminamos bajo la lluvia hasta la Iglesia de San Jorge, tallada en la ladera de roca. Desde ahí fuimos hasta el Monasterio de Selime, otra maravilla arquitectónica tallada en una cueva en el siglo XIII.

Selime Monastery
Selime Monastery

Nuestro último destino fue un parador al costado de la ruta donde tomamos el mejor café turco del viaje con vista al Pigeon Valley. Para esa época, nuestro ecléctico grupo de Colombianos, Alemanes, Italianos, Indios y Argentinos era como una gran familia, y esa es una de las cosas más divertidas de viajar: compartir momentos y experiencias con gente que jamás te imaginarías conocer.

Goreme from Pigeon Valley
Pigeon Valley

En resumen, Cappadocia es hermosa, misteriosa y tiene una impronta histórica y cultural impresionante. Tal vez fueron los días un poco grises, o saber que mucha gente encontró en ese lugar refugio mientras era perseguida, pero nos fuimos pensando y poniendo en perspectiva tantas cosas que todos los días damos por sentadas, como la libertad de pensamiento (y culto) y el acceso a una vivienda digna, derechos que hoy, diez siglos después, aún no todo el mundo tiene.

Deja un comentario