Crianza con Apego

This post was duplicated due to its length. For the English version click here.

Crianza con Apego

Siempre me encantaron los chicos, si fuera por mí, ya tendría tres hijos a esta altura, ja! Por eso hace rato que empecé a interesarme por distintos tipos de crianza y educación, y una que me llamó la atención es la Crianza con Apego, tal vez porque se trata de criar a los hijos a través del afecto indiscriminado, y no hay cosa que me guste más que alzar y besuquear bebes 😛

Mis amigos Lu y Fede tienen a Manuel, un bebe hermoso de un año y medio, y decidieron intentar este método de crianza. Así que le pedí a Lu que nos contara su experiencia para desmitificar, dar a conocer, y tal vez ayudar a otras madres (o futuras madres). Hacé click en >> para leer más.

  • ¿Cómo te enteraste de la Crianza con Apego? ¿Cómo te decidiste a probarla?

Fue algo que se fue dando solo. En alguna medida, por herencia materna ya que fui criada un poco así; pero además tiene que ver con un todo, desde el embarazo, desde la elección del obstetra y el querer tener un parto respetado donde el foco estuviera en la dupla mamá- bebé.

Pero lo mas importante creo fue una búsqueda de algo más natural, y que nos hiciera felices a todos: bebé, mamá y papá; y sin llegar a ser extremistas. Porque lo cierto es que la maternidad no es tan de color de rosa como se ve en las películas, y hay demasiadas reglas que seguir y voces que escuchar que supuestamente son por nuestro bien, pero que suelen dificultar en lugar de ayudar. Entonces te encontrás con situaciones muy frustrantes cuando “no todo sale como debería”.

Nosotros nos alteramos mucho con el tema del sueño. Ya antes de que naciera Manuel, habíamos leído acerca del tema y ya sabíamos “lo que debíamos hacer” para que durmiera “de corrido y toda la noche”. Pero la frustración no tardó en llegar y por mas regla que impusiéramos, seguíamos igual o peor!! Y ahí fue cuando me dije que algo más debía haber, que no podíamos ser los únicos que “no encajábamos” con “la normalidad” y así fue que buscando llegué al pediatra español Carlos Gonzalez. Y con él, a muchas personas que están en la misma, que al igual que nosotros, quieren vivir la maternidad y paternidad estando en pleno contacto con su hijo, lactancia a demanda y por el tiempo que la dupla así lo desee, haciéndole upa todo lo que se quiera, abrazando, besando, logrando que duerma sin dejarlo llorar, apuntando a una alimentación saludable de acuerdo a sus tiempos y aprendizajes, enseñándole las cosas sin retos ni amenazas, pero sí con límites; en síntesis teniendo en cuenta al bebé como la persona que es, y respetándolo en todo sentido. Porque lo lindo de la maternidad y de la paternidad está justamente en esas pequeñas cosas, y queremos disfrutarla ya que pasa -realmente (y no es por decir)- rapidiiiiiiisiimo! La naturaleza es sabia, deberíamos volver a confiar en ella.

  • ¿Charlaron el tema con Fede antes de hacerlo? ¿Estuvo de acuerdo enseguida o tuviste que convencerlo?

La precursora fui yo, jaja. Y entonces compré libros, leí mucho en internet, me metí en foros. Hay que tener cuidado también de no fanatizarse y enfrascarse perdiendo el rumbo, si no adaptar todo a la propia familia. A Fede le mandaba textitos, le comentaba lo que iba leyendo y encontrando, y siempre me acompaño. Tenemos una visión bastante parecida en la mayoría de los aspectos, y si no, lo charlamos. Hay momentos en que es complicado porque las parejas generalmente venimos de lados diversos, con diferentes modos de crianza, pero la comunicación, como con todo, es esencial porque es importante ir para un mismo lado.

IMG_20141109_204016

  • ¿Cómo hacen frente a la mirada ajena, los prejuicios? ¿Consejos sobre cómo manejarlo?

Tiene mala prensa la crianza con apego y desconozco el porqué. Imagino que puede deberse a la desinformación y al boca en boca que a veces tergiversa las cosas. Por otro lado, la sociedad de hoy no hace fácil este tipo crianza: si pensamos en la licencia por maternidad, ya habla de una falta de respeto hacia los tiempos y los derechos familiares, interfiriendo y generando mucha tensión tanto en la madre como en el bebé.Creo que en este avance social que tenemos, nos olvidamos de cosas muy básicas y muy necesarias; pero estamos volviendo a ellas.Ahora, en lo personal, recibí y recibo muchísimas veces “consejos” y comentarios de familiares y amigos que al principio confunden, desalinean. Hoy los escucho de fondo, porque tengo muy en firme mis convicciones acerca del tema. Es respirar profundo y seguir. A veces sale, a veces no.

  • Mirando para atrás en este año y pico con Manu y la Crianza con Apego, ¿hay algo que harías diferente? ¿Algo que te hubiera gustado saber en ese momento?

Si, claro! Como primerizos cometimos errores, pero de eso se va aprendiendo. Me habría escuchado antes a mi misma, habría parado la pelota y hecho menos caso a las normas y a las voces ajenas. Habría elegido un pediatra como el que tenemos ahora, pero desde el principio, que tenga la misma visión que nosotros, y que no solo aparente tenerla.

  • ¿Planean seguir con la Crianza con Apego si tienen más hijos? ¿Influye la este tipo de crianza al momento de decidir sobre la educación formal (qué tipo de colegio, etc.)?

Por supuesto! Es la que nos hace felices, pero ojo, que la crianza con apego no es de una única y estricta forma, si no que se va adaptando a las características del bebé y de la familia, y por ende, con cada hijo seguramente sea diferente. Lo importante es dejarse llevar por el instinto, por el amor y no ir nunca en contra de lo que a uno naturalmente le surge. Se trata de acompañar a ese hijo en su camino y de no forzar nada.

Este año Manu empieza en la sala de 18 meses, 2 horas todos los días. Y elegimos un jardín de un colegio muy libre, donde dejan ser y centran la importancia en la individualidad de cada nene, en la expresión de cada uno. Trabajan con la pedagogía Reggio Emilia que nos pareció ideal y más para este nivel educativo.

  • ¿Qué recursos (libros, páginas, autores) recomendarías a alguien que quiere empezar a informarse sobre el tema?

Carlos Gonzalez es un gran referente para mi. Me enseño a ver que no todo es tan estricto, que si no duerme solo a los 3 meses en su cuarto no va a tener graves problemas a futuro como muchos (aunque parezca increíble) te “alertan”. Todos sus libros se pueden encontrar en de manera online, o hay direcciones especificas donde poder conseguirlos. También hay conferencias filmadas en YouTube. Yo empezaría por ahí, y después dejaría ser…

Gracias Lu por la buena onda y las fotos hermosas! <3

Acá les dejo además una nota del Diario La Nación donde se habla del tema 😉

Deja un comentario