Un picnic para despedir al verano

Picnic despedida del veranoLa semana pasada volvimos de Rio, y en Buenos Aires nos esperaba el otoño. Si bien me encanta ese fresco que te da en la cara a la mañana y las tardecitas tibias de esta época del año, la partida del verano siempre siempre tiene algo de melancólico. 

Así que para combatir la nostalgia y aferrarnos un poquito más a estos últimos días de calorcito, invité a mis hermanas a un picnic el fin de semana. La consigna era muy simple: ir a la plaza con una manta, llevar algo para comer y pasar la tarde entre el verde. Yo me encargué de lo salado, y armé dos tipos de sandwiches simples, pero ricos, y combinando ingredientes que a todos nos gustan. Aquí van los detalles:

Jamón crudo, rúcula y tomate

Esta combinación es archiconocida y no falla nunca. La tirás encima de unas bruschettas, una pizza o lo que sea y queda riquísimo seguro. Esta vez, usé pan pita (árabe) y le unté un poquito de queso crema adentro para darle humedad, y sobre todo para que no salieran volando las hojas de rúcula, por supuesto.

Sandwich jamon crudo, rucula y tomate

El pan pita, al ser liviano y de un sabor tan suave, no compite con la rúcula y el jamón que tienen personalidades fuertes de por sí. Al principio no había pensado en ponerle tomate, pero no quería que los sandwiches quedaran super secos, así que lo corté en rodajas bien finitas y les saqué el centro y las semillas para que nadie terminara con la ropa estampada con pulpa de tomate (porque a quién no le pasó alguna vez!?)

Salmón ahumado y manteca de palta

Esta pareja también es famosa, y la había visto un montón de veces en Pinterest, pero nunca la había probado todavía (queso crema con hierbas frescas y salmón era mi comodín), así que decidí darle una oportunidad.manteca de palta

La manteca de palta, es en realidad un guacamole sin cebollas ni tomates. Aplastás un poco la palta, dos o tres vueltas de pimienta, sal  y la hierba que más te guste. Acá no nos llevamos muy bien con el cilantro, y nuestra amiga albahaca no andaba por el barrio, así que fuimos con un viejo conocido: perejil.

Salmon ahumado y palta sandwich

Como el salmón y la palta tienen una textura parecida, muy cremosa, elegí un pan con muchas semillas para aportar la cuota de crunch al picnic. Supongo que el resto ya saben cómo es: untás los dos panes con la manteca de palta, cortás tiritas de salmón (para que los que ya evitaron el chorro de jugo de tomate no tengan que andar ahora tironeando el bendito pescado), ponés encima, tapás y voilà! El resultado? Pfff, qué decirles… dan ganas de comer lo mismo todos los días!

Picnic food

Para picar llevé unas castañas de cajú, aceitunas negras y un pretzels. Mis hermanas llevaron algo dulce para el postre, y para tomar llevamos limonada, agua, y (acá va el secreto que lleva el picnic a otro nivel) una botella de rosé camuflada en la mochila! Porque había que brindar por el Verano, por el Otoño, y por muchos más picnics mientras el frío lo permita 😛

2 Responses to Un picnic para despedir al verano

Deja un comentario