Cambiando la perspectiva

El problema es que crees que tenes tiempo . Buda

Este año viene siendo bastante duro para mí. Especialmente esta segunda mitad de 2015. Algunos momentos bastante difíciles que vengo viviendo me hicieron dar cuenta que necesitaba cambiar mi perspectiva en cuanto a la vida. Siempre luché con el miedo de no ser lo suficientemente buena en diferentes niveles. Y ese miedo es lo que me detiene a la hora de emprender un montón de cosas que me gustaría hacer.

Ese miedo es el que me hace parecer una perfeccionista obsesiva con una carpeta de Borradores llena de posts que tal vez nunca sean publicados porque no son lo suficientemente buenos. Posts que edito, escribo y reescribo durante semanas porque no se ven ni suenan como el contenido de los blogs que a mí me encantan y que leo todos los días.

Ahora, por supuesto que no van (ni pueden) ser como los posts de otros blogs, porque este es MI blog. Y este blog debería reflejar mi voz, mis experiencias, mis gustos. Así es como se suponía que fuera desde el principio, hace casi un año. Y lo mismo pasó siempre con todos los otros blogs que he empezado: me perdí en el camino porque no eran todo lo perfectos que yo quería que fueran.

Pero hoy decido hacerme una promesa: a partir de ahora voy a usar este espacio para compartir lo que yo quiera, y no me voy a preocupar demasiado -por favor perdónenme si algunas cosas no salen impecables o son tendencia o lo suficientemente “elevadas”-. Así que aguanten conmigo o huyan ahora… no digan que no les advertí! 😛

Puede que encuentren contenido más menos pulido pero más auténtico, incluyendo el ocasional post de divague (como este, ja!). Y ojalá mucho más seguido también. No quiero defraudar a la gente que viene por acá de vez en cuando, pero más importante aún, no quiero defraudarme a mí misma de nuevo.

Voy a hacerlo simple y mantenerlo real.

Gracias por estar ahí! 

4 Responses to Cambiando la perspectiva

Deja un comentario